Monday, April 11, 2011

Estancado Con Jesús

    ¿Y a quién podríamos ir? Tú eres el único que tiene palabras de vida eterna (Juan 6:68). 

Cuando nuestra vida se mira sin salida, llena de tribulaciones, a veces pensamos si vale la pena seguir a Cristo. En las tribulaciones nos achicamos y sentimos al Señor tan lejos, como si El no estuviera ahí.  Muchos meditamos y consideramos el apartarnos de Dios. El dolor y la desilusión nos abruman de tal manera que queremos ‘tirar la toalla’ y ya no seguir. El no entender los propósitos de Dios en nuestra vida nos perturba, más cuando Él dice en Su Palabra “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos y mi camino vuestro camino…” Cuales son los pensamientos de Dios? La Escritura nos dice que los pensamientos de Dios son buenos para nosotros.  Jeremias 29:11 nos dice "Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis."  Él solo nos manda a confiar y obedecer.  Todos sabemos lo difícil que es esperar y obedecer cuando no entendemos nada. Sabemos que Romanos 8:28 nos dice que  28 Sabemos también que a quienes aman a Dios y responden a su llamamiento para entrar a formar parte de su plan, todo cuanto pueda sucederles redundará en su propio beneficio.  
Muchos aun han intentado regresar al ‘mundo’ y han dejado lo de Dios, se han alejado de Él. Pero muchos de estos mismos regresan porque no han encontrado nada en el ‘mundo’. Entendemos que aquellos que regresan es porque han comido el pan y el vino con Jesús (Génesis 14:18) y ya no pueden dejarlo. Los otros que no regresan son porque nunca tuvieron una convivencia con el Maestro. Por consiguiente no Lo extrañan y pueden dejarlo.  Contrario aquel que ha comido el pan y el vino con el Maestro este dice: ¿a quién iremos? Porque este ha reconocido que solo en Cristo hay palabra de vida y vida eterna.
Aquellos que hemos convivido con Cristo estamos estancados en El. Estar estancado con Cristo es lo mejor que le puede suceder al creyente.  El creyente que no esta estancado en Él está propenso alejarse, pensando que hay otras opciones de mejor vida.
Como creyentes no podemos permitir que las desilusiones de la vida nos cieguen. Sabemos que en Cristo TODO lo tenemos. Él nunca nos prometió que no tendríamos sufrimientos, pero si nos dijo que El venció y que en El podemos vencer también. Aunque se nos haga difícil entender lo que Dios permite al creyente, especialmente al creyente que anhela estar en el centro de Su voluntad y que solo quiere extender y establecer el reino de Cristo, tenemos que seguir confiado sabiendo que Él está en control de TODO.
Dios les bendiga y les fortalezca hermanos. Sigamos confiando en nuestro Padre celestial y en Jesucristo Su Hijo. Ellos nunca nos dejaran ni nos desampararan…solo confiemos.






No comments:

Post a Comment