Saturday, January 3, 2015

“Desatadle y Dejadle Ir”

(Capitulo cuarto de mi Tesis presentada en el 2013)

“Dijo Jesús: Quitad la piedra. Marta, la hermana del que había muerto, le dijo: Señor, hiede ya, porque es de cuatro días. Jesús le dijo: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios? Entonces quitaron la piedra de donde había sido puesto el muerto. Y Jesús, alzando los ojos a lo alto, dijo: Padre, gracias te doy por haberme oído. Yo sabía que siempre me oyes; pero lo dije por causa de la multitud que está alrededor, para que crean que tú me has enviado. Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz ¡Lázaro, ven fuera! Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir” (Juan 11: 39-44VRV).
            Las ataduras internas no desaparecen con la conversión. En su artículo ‘Sanidad del Alma’Guillermo Maldonado escribe, “las personas creen que una vez que reciben a Cristo, ya se terminaron todos los problemas y que todo es hecho nuevo. La pregunta es: ¿en qué parte de su ser total fue hecho todo nuevo? fue en el espíritu; el alma y el cuerpo siguen siendo los mismos.”A la voz de Jesús,Lázaropudo haber salido de aquella tumba sin vendasni sudario, el debió haber salido corriendo, gozoso, danzando, saltando – ¡la vida le había sido devuelta!  ¿Quién es aquel que regrese de la muerte, después de cuatro días muerto, no salta de regocijo? Jesús le estaba dando a Lázaro una nueva oportunidad de vida para hacer las cosas diferentes.Este fue liberado de la muerte, pero seguía atado y vendado. La historia de Lázaro muestra enforma literal, visible, lo que sucede después de la conversión a Cristo. El alma es liberada durante la conversión, pero la sanidad de esta toma su tiempo.La santificación es la vía por la cual el alma sana, y esta es un proceso. En este proceso, el Espíritu Santo obra en la mente, corazón (alma) del creyente, encaminándolo hacia un varón perfecto, sin heridas en el alma, preparándolo para la llegada de su Amado.
            Al hombre se puede engañar, pero a Dios no, El conoce lo más profundo del ser creado. Al hombre natural las atadurasenraizadas le son visibles mediante el comportamiento, pero Dios conoce el interior del hombre. En Cristo se obtiene la salvación del alma y libertad del espíritu, más la santificación es el trabajo del Espíritu Santo. Elalma del hombre se va contaminando con el tiempo, las continuas heridas de la vida y los traumas avivan cicatrices pasadas; la falta de perdón a sí mismo y a los demás causa que el alma continúe atada. La obra de sanidad y santificación en el creyente es continua y termina cuando Cristo venga por Su iglesia. El creyente va escalando peldaños, y cada herida sanada en su alma lo acerca más a Cristo; lo hace más semejante a su Maestro. Tesalonicenses 5:23 revela que la santificación es un proceso: “y que el mismo Dios de paz os santifique por completo; y que todo vuestro ser, espíritu, alma, y cuerpo, sea preservadoirreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo” (LBLA).
            La mayoría de hombre tiene dentro de sí heridas del pasado. Muchas veces estas heridas están profundamente arraigadas, al punto que ni el individuo que la acarrea la detecta. “Es a través de esas heridas que satanás encuentra un asidero para acosar a su víctima.  Estas heridas nos atan al pasado y a la persona que nos hirió, se infectan con otros espíritus malignos y se van acrecentando.  Los demonios se unen entre sí para formar una cadena de opresión en la persona, a mayor cantidad de demonios, mayor el grado de esclavitud” (Vida Nueva Para El Mundo). El Rechazo es una de las heridas más desequilibrante y dañina. La persona rechazada está en riesgo de desarrollar problemas emocionales que no atendidos a tiempo, pueden generar trastornos mentales.“El rechazo es un espíritu maligno que con frecuencia obtiene entrada prenatal” (Vida Nueva).  Este mal del alma, el cual puede originarse en el vientre de la madre, se considera el más desbastador de las heridas del alma.Algunas de las manifestaciones o señales de este mal son el aislamiento, la adición, estima baja, enojo, ira, violencia, orgullo, celos, envidias, maledicencia.  En muchas ocasiones el rechazo repetido puede ocasionar que la persona carezca de emoción, induciendo al individuo a comportamientos antisociales, y hasta homiciditos. Este tipo de persona tiende a fracasar en sus relaciones interpersonales; no mantiene relaciones duraderas, y su relación con Dios carece de fundamentos, ya que se le dificulta confiar sus sentimientos a alguien. “Una necesidad básica del ser humano es ser amado.  Cuando nos sentimos amados y aceptados desarrollamos de manera espontánea, confianza en nosotros mismos y podemos aceptar y amar a los demás” (Vida Nueva).
Así comoel rechazo, existen otros males arraigados en el alma.Cristo libero el alma para que fuera libre, no que continuara amarrada y atada por heridas del pasado. En Cristo está la fuerza espiritual para sanar los males del interior, males que han mantenido el alma esclava. El Salvador del alma desea que esta sane y prospere, es la única manera que se goce de la Salvación.“Hay muchos creyentes que han nacido de nuevo, irán al cielo, son hijos de Dios y el Espíritu Santo vive en ellos. Sin embargo, siguen atados al pasado y a las heridas recibidas; continúan atados a vicios y son víctimas de la depresión, dejándose dominar por sentimientos de rechazo, complejos de inferioridad, ataduras sexuales, temores, inseguridades, y además, arrastran maldiciones generacionales; por esa razón, necesitan recibir la sanidad interior y la liberación” (Guillermo Maldonado, Sanidad del Alma).
            Algunas personas no sanan, aunque están en Cristo Jesús, ya que carecen de perdón y olvido. Según el artículo de Vida Nueva, “La llave de la sanidad interior es el perdón.” Existen personas que en vez de vivir en el gozo de Cristo, están viviendo en miseria espiritual y emocional.La depresión, ansiedad, el enojo, la maledicencia, la amargura, el odio yel rencor son sus aliados y compañeros. Estas son personas infelices, todo le parece mal y miranla vida oscura; no pueden ver la claridad porque su alma esta en tinieblas; están atados por heridas del pasado; heridas que continúan abiertas. Es triste reportar que la iglesia de Jesucristo está llena de creyentes  enfermos del alma, perniquebrados, muertosespiritualmente. A estos creyentes, muchas veces, se les maltrata con acusaciones de falto de fe y vida espiritual cuando en realidad lo que necesitan es ayuda para ser desatados y poder ser libres para marchar hacia el propósito de Dios para sus vidas.  “Desatadle y Dejadle ir” fue la orden de Jesús a Sus discípulos, El No dijo a Lázaro Desátate y Vete. Lázaro no podía desatarse solo de los lienzos y vendas que no lo dejaban moverse, estaba embalsamado.  Aquellos creyentes enfermos del interior (alma) necesitan dirección y ayuda de los hermanos en la fe para sanar.
Existenalgunas personas que en toda su existenciaaprendieron a vivir con traumas y heridas, de tal modo que no perciben el daño estas han causado en su vida, para ellos su vida es normal. Otras personas  viven en negación para evitar enfrentarse a la realidad de su alma, mientras que otras simplemente se niegan a reconocer la existencia de sucesos traumáticos en su vida, así evitando sentimientos de culpa, estás personas estánconformes como viven y aceptan su vida. Incluso, estos son cristianos activos en la iglesia, en la comunidad; siempre están dispuestos y disponibles cuando se les invita para la obra del Señor; oran, ayunan, hacen obras de caridad, pero ¿quiénes son detrás del telón? Dios escudriña los corazones y ve más allá del hombre; es fácil engañar al hombre, pero nunca a Dios.Las heridas emocionales no pueden mantenerse escondida por siempre, el cuerpo no está diseñado para destrucción propia, es lo que sucede cuando las enfermedades emocionales no se descargan apropiadamente. Las heridas del alma no sanan con ignorarlas, se deben enfrentar. “Cuando intenta esconderse detrás de la puerta del dolor (las emociones heridas), va a tener que regresar a través de la misma puerta para adquirir su libertad” (Maldonado).
            Jesús ordeno a los discípulos que desataran a Lázaro, solo desatado este podría caminar. Jesús le da vida al hombre para que viva sana y libremente. El usa  herramientas, en este caso los discípulos, para que ayudaran a Lázaro ser completamente libre y pudiera marchar.La sanidad interior o sanidad del alma, es el proceso mediante el cual el individuo es liberado de ataduras que le impiden gozar de su nueva vida en Cristo. Lázaro tenía nueva vida en Cristo, pero aún no podía gozar de esa vida porque estaba atado. Igual que en Su tiempo, Jesucristo continúa hoy usando lo que está disponible a Él para la edificación de Su iglesia. El usa sus ministros: Pastores, Maestros, Profetaspara que edifiquen Su iglesia. El desea una Iglesia que marche con pisadas firmes,una Iglesia que se goce del evangelio y las promesas del Padre.
Dentro de la ministración espiritual esta la ministración del Alma. Esta debe de ser ministrada para libertad interna, y así poder ejercer su potencial en Cristo. Jesús ministro sanidad en el cuerpo de Lázaro para que volviera a la vida; Él le devolvió espíritu de vida a su alma, en cambio, a los discípulos le toco ministrar sanidad interior, para que Lázaro fuera completamente libre. Esta historia bíblica refleja, de una manera literal yvisiblelo que sucede en la conversión a Cristo. Se puede inferir que el Maestro quiso mostrar el proceso de restauración del ser integral.El ministrante de la sanidad interior debe conocer las áreas de necesidad del que va a ser ministrado, del mismo modo, la persona que va a ser ministrada debe identificar esas áreas  y entender su necesidad de sanidad interior; este debe enfrentar sus heridas.El ministrante tampoco debe ministrar a la ligera. La Escritura recomienda no ser ligeros al ministrar ni imponer las manos (1 Timoteo 5:22). “A la hora de ministrar sanidad, debemos diferenciar las causas y los orígenes de las enfermedades, distinguiendo cuando estas proceden del pecado, del castigo, de la violación de las leyes, o al desgaste producido por la edad y la dureza de la vida. Partiendo de esta clasificación, estableceremos que las enfermedades tienen diferentes orígenes o causas” (Vida Nueva). Cristo tiene el poder para sanar todas las enfermedades sin importar su género u origen, El conoce al individuo y lo que ha transcurrido en su vida. Jesús penetra las áreas de dolor y pone ungüento sanador, pero El desea que las dolencias internas se confiesen y que confiemos en Él. El rey David entendió que mientras callaba su dolencias su alma se envejecía (Salmo 32:3), por lo que confió en Su Creador y le hablo de sus padecimientos. David reconoció que Su Creador sabía los traumas de su niñez, heridas que afectaban su vida actual.El secreto de la sanidad interior comienza en aceptar que existen heridas que han estado gobernando el interior, que estas se deben confesar para que no ejerzan más poder en el individuo.
Las experiencias dolorosas y traumáticas en la vida del hombre determinan sus relaciones y desenvolvimiento a las situaciones presentes.  “En la vida emocional no hay espacio ni tiempo, lo que afectó al individúo en el pasado tiene vigencia en el presente y futuro. Somos el producto de todas las experiencias de nuestra vida. Si hubo heridas en el pasado, estas distorsionan lo que percibimos en el presente” (Nueva Vida). Las  reacciones a simples sucesos de la vida, revelan cómoestáel alma. A veces la persona se expresa de manera violenta a cosas simples, esto es una muestra que existen ataduras que aun gobiernan el interior. El organismo nada olvida. La mente es como una grabadora que todo lo registra y las heridas que permanecen sin sanar afectan las emociones y el pensamiento controlando el carácter y comportamiento, al no actuar para eliminarlas, estas permanecerán afectando y regulando la vida en toda dimensión. La televisión, el internet, los periódicos y revistas, relatan de sacerdotes y ministros de la Palabra de Dios envueltos en pecado. Algunos juzgarían que situaciones presente incito estos ministros a dicho comportamiento, pero después de extensas investigaciones la verdad sale a relucir, descubriendo que tales hombres y mujeres vivían doble vida. Estos predicaban La Palabra pero se le dificultaba vivirla ya que traían arraigado en el alma traumas y heridas del pasado. La Escritura relata en Lucas 8:17 que todo,eventualmente, se conocerá: “Pues no hay nada oculto que no haya de ser manifiesto, ni secreto que no haya de ser conocido y salga a la luz” (LBLA).El Espíritu revela el estado del corazón y ofrece al individuo oportunidades para que actúe. El trae al consciente las heridas reprimidas, no para avergonzar sino para sanar, y lo recomendable es actuar de inmediato, para evitar que las mismas ataduras avergüencen, mostrándose en cualquier momento de catarsis. El Padre celestial desea que todas las ataduras que impiden acercarse a Él sean desatadas; El desearevelar Su propósito en la vida del creyente y que este marche en ese propósito.
Los ministros con enfermedad del almatienden impedir y negara otros creyentes la oportunidad de sanar las heridas del alma. De la manera que ellos están enfermos y rechazan la ayuda del Espíritu Santo para que sane sus heridas, también obstaculizan para que otros sanen. Algunas congregaciones cierran sus puertas porque los pastores no permitenque el Espíritu Santo sea quien gobierne, con esto son piedra de tropiezos a los miembros de la congregación.  Estos detienen la ministración del Espíritu al no cederle lugar al El para que trabaje en sus vidas y en las vidas de los miembros.  Dios es celoso con la Iglesia, Su Hijo Jesucristo pago un precio muy alto para rescatarla, pero El en Su misericordia y Gracia les da oportunidad a estos pastores y ministros para que se arrepientan y se conviertan.En caso que el ministro rechace la reprensión del Espíritu, entonces conocerá al Padre como “fuego consumidor.” El Padre Celestial no va a permitir que la Iglesia perezca bajo el mando de un ministro tirano, quizás asalariado, que no tiene amor por la iglesia, Él siempre va a defender la perniquebrada, la indefensa, la subyugada por un Pastor sin entendimiento, que rehúsa la ayuda del Espíritu para restaurar su vida y la de los miembros.
Los capítulos dos (2) y tres (3) de Apocalipsismuestran al Espíritu hablándole a las iglesias. Una de ella cree estar viva, pero el Espíritu le dice que está muerta. A veces se interpreta que el estar predicando y en crecimiento número es sinónimo de crecimiento espiritual. El Espíritu le dice a la iglesia en Sardis: “Y escribe al ángel de la iglesia en Sardis: El que tiene los siete Espíritus de Dios y las siete estrellas, dice esto: 'Yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives, pero estás muerto.2 'Ponte en vela y afirma las cosas que quedan, que estaban a punto de morir, porque no he hallado completas tus obras delante de mi Dios.3 'Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; guárdalo y arrepiéntete. Por tanto, si no velas, vendré como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti” (3:1-3). El Espíritu habla y revela antes de actuar. Muchas veces habla al corazón y otras por medio de sus mensajeros, los profetas.Aquellos sensibles a Él escuchan y se humillan, arrepentido, como lo hizo el rey Josías (2 Crónicas 34), pero otros, en su orgullo y falta de discernimiento, reniegan el mensaje. Estos acusan al mensajero (profeta) de mentiroso, y en muchas ocasiones lo avergüenzan delante de la congregación. El Espíritu sigue siendo paciente, hasta el día que todo sale a la luz y el ministro es expuesto y entregado a satanás: “En ese momento, entreguen a Satanás al que cometió el pecado. Su deseo pecaminoso [a] será destruido, pero su espíritu será salvo en el día en que el Señor venga” (1 Corintios 5:5). Cuando el profeta Natán llegó donde el rey David para revelarle su pecado (2 Samuel 12), David no se enojó conel profeta ni lo avergonzó delante de sus servidores, al contrario, se humillo aceptando su pecado y la reprensión de él, y aunque su pecado incurrió en consecuencias, por la magnitud de su humildad ante Dios, David recibió el más alto título dado a un hombre por Dios: un hombre de acuerdo a Su corazón.
            La muerte de Lázaro se asemeja a la muerte de la hija de Jairo; Lázarosolo dormía. Lucas 8:40-56 relata la historia de la hija de Jairo.  Los versículos 51-55 muestran cuando Jesús entro a la casa de Jairo para ejecutar el milagro: “Y cuando Él llegó a la casa, no permitió que nadie entrara con El sino sólo Pedro, Juan y Jacobo, y el padre y la madre de la muchacha. Todos la lloraban y se lamentaban; pero Él dijo: No lloréis, porque no ha muerto, sino que duerme. Y se burlaban de Él, sabiendo que ella había muerto. Pero El, tomándola de la mano, clamó, diciendo: ¡Niña, levántate! Entonces le volvió su espíritu, y se levantó al instante, y Él mandó que le dieran de comer” (LBLA).“La obra más grande que hace el Espíritu Santo fue convencer de pecado y recordarnos que no estábamos muertos, sino que solamente dormíamos.” (Dr. Fuentes, La Libertad Del Alma). La Iglesia, en estos tiempos,está dormida. Ella solo piensa en lo suyo y en cuidar su propia casa e intereses; esta ensimismada, pero vendrá el día cuando el Señor levante Su ejército; un ejército al cual El despertara de su sueño; “El SEÑOR da su voz delante de su ejército” (v.11ª) y este despertara y se levantara. Ese ejército del que habla Joel (capitulo 2) es un ejército con ímpetu, el cual no temerá de muerte ni dolencias, dirigido por el Espíritu Santo, temible y desgarrador, poderoso dispuesto para la batalla“(v.5d), no se detendrá a nada ni nadie lo podrá paralizar, su único interés serán las cosas del Reino; este solo estará enfocado en establecer el Reino de Cristo en la tierra. Jesucristo desearía que Su iglesia, en estos tiempos, estuviera militando con ese fervor; El anhela una Iglesia despierta, sin ataduras, que ni el pasado, presente, o lo porvenir paralice su marcha. Para que esto acontezca, es necesario que la Iglesia esté libre de heridas y sanada en todas las áreas del ser integral: Alma, Cuerpo, Espíritu. Un ejército compuesto por enfermos físicos y emocionales no dará la batalla, esta perderá antes de haber salido a la guerra. La libertad en Cristo es el primer paso del ser integral. Luego este Ser debe descontaminarse y desintoxicarse para que el nuevo alimento que coma no tenga barreras para producir un efecto del 100%. Y nadie echa vino nuevo en odres viejos, porque entonces el vino romperá el odre, y se pierde el vino y también los odres; sino que se echa vino nuevo en odres nuevos” (Marcos 2:22 LBLA).Mientras el cuerpo esta intoxicado, este no podrá digerir, con eficacia, el nuevo alimento que se le está proveyendo. En Marcos 2:21 La Escritura enseña lo que sucede cuando se incrusta material nuevo en material viejo: “Nadie pone un remiendo de tela nueva en un vestido viejo, porque entonces el remiendo al encogerse tira de él, lo nuevo de lo viejo, y se produce una rotura peor.”El alma es igual al Cuerpo, esta no podrá absorber el alimento espiritual mientras existan heridas y traumas en ella, las cuales ha estado adquiriendo desde el vientre de la madre hasta el presente.
            El Dr. Fuentes, de una forma exquisita al entendimiento,explicael pasaje de Lázaro, cuando Jesús le ordeno salir de la tumba y fuera desatado por los siervos. Este Merita ser mostrado completo para mejor entendimiento y apreciación.
“Cuando nos despertó Jesús, como a Lázaro, en figura de nuestra alma que venía con vendas en los ojos, boca, oídos, manos y pies, no podíamos respirar el aire de Dios, no podíamos alabar, y la Palabra de Dios nos dice que todo lo que respire alabe a Jehová; sin embargo, no sabíamos ni podíamos hacer nada, por eso Jesús llamo a sus discípulos, a sus siervos, dándoles la orden de que quitaran las ataduras, que es figura de la ministración al alma.  Los siervos fueron y desataron a Lázaro, no fueron al cuerpo o al espíritu; fue directamente al alma, las vendas son figura de pecados, estorbos, todo aquello que nos impide el buscar a nuestro Dios con libertad.
Los discípulos son figura del discipulado, en el cual nos dan la instrucción, la enseñanza.  El Señor comienza a desatar nuestras vendas por otro medio como lo es el conocimiento de Su Palabra. Por ejemplo, aprendemos a palmera, a danzar, a cantar, a expresarnos libremente ante el Señor, aprendemos a bendecir al prójimo y al hermano todo con gozo de corazón. Cuando nos desataron, fuimos pastoreados nuevamente por El”
(La Libertad Del Alma, págs. 78-79)
Es de extrema importancia que los ministros entiendan la necesidad de ministrar el alma.La realidad es que existen creyentes, en las congregaciones, que todavía andan con lienzos, sudarios y vendas. Gracias a Dios por el Espíritu Santo que esta hoy en la iglesia para ayudarla a discerniraquellos miembros que su alma sigue atada.  ElEspíritusiempre revela al pastor o ministro la necesidad de la iglesia, y es la responsabilidad de este buscar la mejor y más efectiva ayuda disponible para ayudarla,siempre orando, intercediendo, ayunando, ministrando, y ejecutando todas las disciplinas espirituales para que la persona que necesita la ayuda sea ministrada y sanada.Los ministros, deben reconocer que varias veces la necesidad del miembro esta fuera de su capacidad, y su obligación es referir a ese miembro a la institución o profesional entrenado.
Muchos creyentes antes de convertirse a Cristo vivían vidas traumatizadas. Esas heridas causadas por los traumas y desilusiones se arraigan tan profundamente, que aun después de la conversiónse andan con ellas.Algunos se engañan a sí mismos negando el efecto esas heridas aún tienen en su presente. El Padre José Luis explica: “En muchos casos encontramos que el individuo tiene un alto grado de engaño mental; el asume que esas experiencias le afectaron pero solo en el pasado y que ya pasaron y la han perdonado. Estas personas deben reconocer que aun cuando es cierto que estas experiencias están en el pasado, en realidad siguen teniendo resultados dañinos sobre su vida en el presente” (Pasos Para Lograr La Sanidad Interior).
Existe un mover del Espíritu que está concientizando a la Iglesia reconocer la necesidad de consejeros y psicólogos cristianos. Este movimiento está surgiendo porque el Señor de la Iglesiaobserva la escasez de ministración en la Iglesia por falta de entendimiento y sabiduría de sus ministros; la iglesia está padeciendo de bruma y los ministros no se dan cuenta.Estos carecen del entendimiento de la revelación de Dios y siguen su propio intelecto, sus ideales, negando así la ayuda a los miembros heridos y anteponiendo su fariseísmo ante la necesidad del pueblo, negándoles a los miembros la sanidad de sus heridas al impedirle ser ministrados de la forma más eficaz.Las heridas del alma paralizan y dificultan la integración completa del cuerpo de Cristo. Un creyente herido tiene dificultad para formar parte del cuerpo de Cristo, este se mantieneaisladopor miedo y desconfianza a los demás.
Un alma herida no comprende la Palabra de Dios y fácilmente su fe decae, ocasionando que se quiera detener en el Camino. Este no se siente pertenecer a nada, y en ocasiones es mal entendido,rara vez se le toma en cuenta en las actividades de la iglesia y se le ignora, con esto causando más heridas de rechazo en él. Estos creyentes no pueden disfrutar del gozo y paz que hay en Cristo y en la comunión con otros hermanos. Los pastores y ministros, en vez de teorizar que la Iglesia se está infestando de consejeros y psicólogos cristianos, deberían discernir los beneficios estos pueden ofrecer a la iglesia herida del corazón. Lo mejor sería darle entrada y que estos, dirigidos por el Espíritu Santo, hagan el trabajo de ministrar sanidad a las almas.  Muchos creyentes prefieren asistir a consejeros seculares para evitar ser estigmatizados y señalados por otros creyentes, en especial pastores y ministros. Lo más sabio de un pastor es permitir que los miembros sientan la libertad de acudir done el para que este le aconseje y refiera a un profesional, el cual el pastor conoce su testimonio, de esta forma evitando que el miembro busque uno al cual el pastor no conoce.  Aun así el miembro prefiera ir a un psicólogo o consejero secular, el ministro no debe temer porque sabe la instrucción ese creyente ha recibido de él; el fundamento que tiene. El deber del ministro es fundar los miembrosen Cristo y Sus enseñanzas. La tarea de un ministro y un pastor es educar la membresía,para que en caso esta decida acudir a consejería secular, no sea engañada ni desviada con filosofías de hombre.  Jesús envió Sus discípulos para probarlos en lo que habían aprendido de Él (así como un maestro prueba un estudiante); también probó su madurez y fidelidad a Él. Estos se encontraron con filósofos, fariseos, y maestros de la Ley, pero mantuvieron su fe, incluso la defendieron, y regresaron a Cristo.
Desata la oveja y déjala ir, si regresa es porque está bien cuidada,alimentada y fundada, si no, es porque tu pastor y ministro no te ocupaste de lo más importante, alimentarla, cuidarla, educarla y fundarla en Cristo y Sus enseñanzas. No culpe al psicólogoo consejero secular de desviarte tu oveja, tú mismo no hiciste el trabajo de cimentarla para que no se fuera detrás de filosofías de hombre y de vanas palabrerías. Jesús estuvo confiando enviando y dejando ir a Sus discípulos, de igual modo debería sentirse todo pastor y ministro de Dios, confiado en el trabajo que ha hecho en la membresía de creyentes y dejando que el Espíritu Santo ejerza la obra de establecer y cimentar cada creyente en La Palabra aprendida.


2 comments:

  1. Que doctrina tan falza. No hay argumento biblico para eso. Hermano te invito a que nascas de nuevo y serás verdaderamente libre.

    ReplyDelete
  2. al comeinzo hay argumentos buenos y entretenidos y que hasta pueden servir y me refiero a los que tienen respaldo biblico. pero ya despues se pone a copiar y pegar de otros escritores filosoficos pero para nada hijos de Dios y menos espirituales. comenzó bien pero terminó muy mal. todo lo que hagamos ea de hecho o de palabra. debemos hacerlo en el nombre de Jesus y todo lo que hablamos y enseñamos debe ser con base en la palabra de Jesucristo. sino terminaran solo palabras y mas palabras como esta nota que perdió el centro. y todo el centro de nuestra vida debe ser Jesus

    ReplyDelete