Sunday, January 21, 2018

Armadura Ajena

38 Saúl vistió a David con sus ropas militares, le puso un yelmo de bronce en la cabeza y lo cubrió con una armadura. 39 David se ciñó la espada sobre sus ropas militares y trató de caminar, pues no se las había probado antes. Entonces David dijo a Saúl: No puedo caminar con esto, pues no tengo experiencia con ellas. David se las quitó, 40 y tomando su cayado en la mano, escogió del arroyo cinco piedras lisas y las puso en el saco de pastor que traía, en el zurrón, y con la honda en la mano se acercó al filisteo” (1 Samuel 17:38-40 v. LBLA).

La armadura de otro, aunque sea tu medida, no está hecha para tu diseño físico. cada persona tiene su propio fisiquee; aunque tiene la medida, no necesariamente aplica el diseño. Un ejemplo de esto son los diseños y medidas europea, estas mayormente difieren de otros países. La medida europea es numérica, y aunque otros diseñen medidas numéricas, no se aplica a la de Europa. Una vestimenta hecha para Estados Unidos tiene medida diferente a la hecha para o en Europa. Aunque Estados Unidos quiera imitar las medidas numéricas, no se acomodan a las de Europa. El mismo concepto aplica a los dones espirituales y llamados ministeriales. Muchos se visten de pastores cuando han sido diseñado (llamados) evangelistas.

Las armaduras ajenas te impiden agilidad - movilizar cómodamente. Estas no se sienten agradables en el cuerpo ya que son ajenas; no se puede circular con desahogo. El caminar, correr, lanzar, saltar se hace difícil; no se posee la misma independencia y destreza que si estuviera hecha para tu cuerpo. David no podía marchar con la vestimenta de Saúl, no fue diseñada para él, pero tampoco sabía usar la espada, no tenía destreza en ella, por lo tanto, resolvió quitársela. Después que removió la vestimenta/armadura ajena, pudo entonces conquistar y matar al gigante. Existen gigantes personales, como el desear los ministerios ajenos, que mientras no sean depuestos no podemos ejercer nuestro propio ministerio. Si no has sido elegido/escogido/llamado para cierta función, aunque te equipes y vistas no brillaras. Hasta que no te quites la armadura ajena no podrás ponerte la tuya.

La tribu de Levi fue llamada al sacerdocio (Números 3). Ellos fueron los elegidos y ungidos para ese servicio en el Templo/Tabernáculo/Santuario. Cualquier otra tribu que tratara de quemar incienso era aniquilada (Numero 3:10) ya que no era su tarea ni elección. Éxodo 31 también hace referencia de los escogidos para hacer lo necesario para el Tabernáculo: 31 Y el Señor habló a Moisés, diciendo: Mira, he llamado por nombre a Bezaleel, hijo de Uri, hijo de Hur, de la tribu de Judá. Y lo he llenado del Espíritu de Dios en sabiduría, en inteligencia, en conocimiento y en toda clase de arte, para elaborar diseños, para trabajar en oro, en plata y en bronce, y en el labrado de piedras para engaste, y en el tallado de madera; a fin de que trabaje en toda clase de labor. Mira, yo mismo he nombrado con él a Aholiab, hijo de Ahisamac, de la tribu de Dan; y en el corazón de todos los que son hábiles he puesto habilidad a fin de que hagan todo lo que te he mandado: la tienda de reunión, el arca del testimonio, el propiciatorio sobre ella y todo el mobiliario del tabernáculo; también la mesa y sus utensilios, el candelabro de oro puro con todos sus utensilios y el altar del incienso;el altar del holocausto también con todos sus utensilios y la pila con su base; 10 asimismo las vestiduras tejidas, las vestiduras sagradas para el sacerdote Aarón y las vestiduras de sus hijos, para ministrar como sacerdotes; 11 también el aceite de la unción, y el incienso aromático para el lugar santo. Los harán conforme a todo lo que te he mandado” (1-11v.LBLA). Debemos tener cuidado con desear los ministerios y llamados ajenos. Aunque lo podamos ejercer, no significa que estamos ungidos para el trabajo. Jeroboam tomo posesión de la tribu del Norte (10 tribus) e hizo actos no aprobados por Jehovah, por lo tanto, perdió todo, incluso su familia. 1 Reyes 13 cuenta su historia y final por hacer lo malo delante de Jehovah, aun siendo amonestado por el profeta.

Cuando Dios llama, El capacita para el trabajo y la obra (2 Corintios 1:21). Dios es orden y sus llamados son predestinados (Romanos 8:30). El conoce el corazón y sabe aquel que se dejara capacitar. El no solo capacita, sino que también respalda. El Padre desea que todo hijo funcione en la casa. Por lo tanto, suministró habilidades y nombramientos para que la casa funcione en orden y koinonia. Si aún no sabes cuál es tu predestinada funcion en La Iglesia o en el Reino de Dios, pregúntale al que te predestino, El Padre Celestial. El contestara las peticiones de tu corazón. Jeremías 29:11 señala claramente los deseos del Padre para sus hijos: 11 “Porque yo sé los planes que tengo para vosotros” —declara el Señor— “planes de bienestar y no de calamidad, para daros un futuro y una esperanza.”  Cuando encuentre tu predestinada función, vístete y ármate, de inmediato sabrás que es tu oficio porque la vestimenta te acomoda y te sientes libre para moverte y caminar. ¡Entonces veras la obra del Espíritu Santo, quien se encargará de capacitarte! David no pudo funcionar con la vestimenta de Saúl. Dios no lo iba a equipar ya que estaba fuera de su vestimenta. Dios es orden y solo capacita al que ha elegido. Penosamente, encontramos muchos que se denominan a sí mismo o son nombrados por herencia, y hasta que encontremos nuestro llamamiento, predestinación o designación, el Espíritu Santo no equipara ni capacitara.

No ambiciones las vestimentas ajenas. No te vistas con armaduras de otro. Dios tiene lo tuyo separado y nombrado. David dijo “pacientemente espere en Jehová y el me oyó (Salmos 40:1 Parafraseado). No te afanes por recibir lo tuyo; cuando lo recibas sabrás que fuiste llamado para ese tiempo y ese momento. Solo espera en Jehová, Él nunca llega tarde.


Dios te Bendiga

No comments:

Post a Comment